Él es nuestra única esperanza