Abbá, Oh mi querido Papá



Jesús, tu Hijo, me dijo que eras el Padre más querido y amante del mundo; y me dice que te llame ¡Abbá!, ¡Oh mi querido Papá! Cuando me quejo diciendo: ¡Estoy solo en el mundo! Tú me respondes: ¡Yo estoy contigo, no tengas miedo! Cuando pienso que nadie me quiere Tú me respondes: ¡Te amo mucho y gratuitamente! En las dificultades me dices: ¡Aquí estoy, contigo voy! Sé que eres poderoso, pero ante todo amoroso. Sé que eres justicia, pero ante todo comprensión. ¡Abbá! ¡Oh mi querido Papá! Me siento como tu hijo más querido; ahora puedo hablar contigo con confianza; ahora sé que me cuidas y me proteges; de noche velas mi sueño; me acompañas donde quiera que vaya; me enfrasco en el estudio y te quedas a mi lado. Gracia por todo el amor que me das diariamente. ¡Te amo! ¡Oh mi querido Papá! 

Huellas 5

TOV Adolescentes