Aceptar es salirse de sí mismo

Aceptar es salirse de sí mismo, situarse en el lugar del otro, «dentro» de él, para analizarlo «desde» él mismo y no desde mi perspectiva.