amén, hágase. ¡Oh Mujer pascual!

María es la hija fuerte de la raza de los peregrinos, que se sienten libres saltando por encima del sentido común, normalidades y razones humanas; lanzándose en el Misterio insondable y fascinante del Tres Veces Santo, repitiendo infatigablemente: amén, hágase. ¡Oh Mujer pascual! Nació el pueblo de la bienaventuranza con su Reino al frente.

22 de setiembre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga