¿Amar qué? ¿Tu cualidad o tu persona?

Si tienes una espléndida figura física, seguramente la amarás. Pero ¿será amor? Probablemente existe una simbiosis entre ti y tu figura. En el fondo puedes decir: yo soy mi figura. Si tienes una memoria brillante o una simpatía irradiante, seguramente vas a amarlas. ¿Amar qué? ¿Tu cualidad o tu persona? Normalmente no existe amor ni odio, rechazo ni acogida de mi persona, sino de las partes de mi persona. No vas a tener problemas en aceptar y amar lo que hay de agradable en tu persona. Tus problemas comenzarán cuando te encuentres con los aspectos de tu persona que no te gustan. Ahí comienzan los rechazos.

5 de marzo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga