Cómo se ve que no hay cosa que pueda curar su dolencia, sino su presencia…