¿Cómo será posible poner perdón allá donde el instinto reclama venganza?