Como la muerte no tiene ojos ni corazón

Como la muerte no tiene ojos ni corazón, en una tarde de invierno se llevó a la joven madre. Cinco huerfanitos. Esto sucedió hace veinte años. Los huerfanitos ya son hombres. La joven madre es un recuerdo tan lejano…, ya nadie se acuerda de ella.

<