Conversión de San Pablo

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 16, 15-18


En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: «Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y sea bautizado se salvará; el que no crea será condenado. A los que crean, les acompañarán estos signos: echarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos y, si beben un veneno mortal, no les hará daño. Impondrán las manos a los enfermos, y quedarán sanos».



Sobre San Pablo como fuente de la espiritualidad TOV, según la Fundación TOVPIL.

San Pablo

En su juventud comenzó también a profundizar en las cartas de san Pablo, especialmente las dirigidas a los Efesios, Filipenses y Colosenses las cuales califica como una formidable aventura, un abismo sin fondo donde reluce el Rostro bendito de Cristo, “Él que ha venido”, “El que está viniendo” expresiones que no se contraponen ni se anulan, sino más bien se complementan caminando al unísono hacia la plenitud. En Hebreos admira esa invitación al riesgo, poniendo en crisis muchas veces la propia existencia, aceptando la apuesta de la fe y poniéndose en camino hacia horizontes desconocidos, tal como él mismo lo hizo, pasando por donde el Señor le abría las puertas, sin saber hacia dónde iba…

Comentario de P. Ignacio

La Rosa y el Fuego

Temperatura interior


Más de veinte veces testifican los Evangelios que Jesús oraba: siempre solo, casi siempre de noche y generalmente en una montaña. Siempre sentí un apremiante anhelo de pasar una noche en oración en una montaña.


No sé qué tiene la noche: duermen las flores, despiertan las estrellas, parece que Dios te envuelve con un enorme manto de silencio y que El mismo se torna plásticamente concreto; no podemos asir la luz ni la oscuridad, pero disponemos de unas manos misteriosas para palpar a Dios, y este prodigio generalmente se produce de noche.