Cuando el corazón es luz, todo se viste de luz.

Cuando el corazón es luz, todo se viste de luz. De las altas cumbres no bajan aguas turbias, sino transparentes.