Cuando todo resulta bien en la vida, el hombre tiende insensiblemente a centrarse sobre sí mismo