Cuanto más intensa es la luz, más profundas son las sombras.

Es que siempre ocurre lo mismo: cuanto más intensa es la luz, más profundas son las sombras. Cuanto más clamorosa es la manifestación de Dios, tanto más pesado resulta su silencio posterior.


3 de mayo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga