¿De qué vale invocar a Dios, cuando el verdadero «dios» que manda es el dinero?