Di a tu alma: yo quiero vencer, y venceré

Convéncete: te salvarás de la melancolía. Y otra cosa: sólo tú puedes salvarte. Di a tu alma: yo quiero vencer, y venceré. No te olvides de que puedes mucho más de lo que imaginas.


2 de abril

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga