Dios es impalpable como una sombra y, al mismo tiempo, sólido como una roca

Dios es impalpable como una sombra y, al mismo tiempo, sólido como una roca. El Padre es eminentemente Misterio, y el misterio no se deja atrapar ni analizar. El misterio, simplemente, se acepta en silencio.


17 de febrero

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo