Dios mío, ¿dónde están la razón y el fin de tanta pasión inútil?