Dios mío, renueva dentro de mí el prodigio de la primera mañana del mundo.