Dios no es una abstracción especulativa

Dios no es una abstracción especulativa, sino una persona viviente, y a una persona se la «conoce» en la intimidad del trato personal.


10 de febrero