El adorador cósmico


El adorador cósmico entra de cabeza y se baña en la corriente secreta y profunda de la naturaleza, y de alguna manera participa, lleno de asombro, del borbotar de la vida de las manos de Dios, mientras su presencia dinámica aletea por encima y por debajo de las criaturas, recreándolo todo.

20 de octubre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga