El egoísmo acaba siempre en el vacío y la desolación

Si alguien busca exclusiva y desordenadamente su propia felicidad, haciendo de ella la finalidad última de su existencia, está fatalmente destinado a la muerte; y muerte significa soledad, esterilidad, vacío, tristeza. El egoísmo está iluminado, en su última instancia, por resplandores trágicos, porque el egoísmo acaba siempre en el vacío y la desolación.


25 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga