El humilde no se avergüenza de sí ni se entristece

El humilde no se avergüenza de sí ni se entristece. No conoce complejos de culpa ni mendiga compasión, no se perturba ni se entristece.


17 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga