El liberador es Dios, pero la liberación no se consumará mágicamente.

El liberador es Dios, pero la liberación no se consumará mágicamente. Mientras el hombre se mantenga centrado en sí mismo, encerrado en los muros del egoísmo, será víctima fatal de sus propios enredos y obsesiones, y no habrá liberación posible. El problema consiste siempre en confiar, en depositar en sus manos las inquietudes, y en descargar las tensiones en su corazón.



20 de enero

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga