top of page

El que no ha sufrido se parece a una caña de bambú: no tiene meollo, no sabe nada.

El que no ha sufrido se parece a una caña de bambú: no tiene meollo, no sabe nada. Un gran sufrimiento es como una tempestad que devasta y arrasa una amplia comarca. Una vez que pasó la prueba, el paisaje luce sereno y lleno de calma.

18 de agosto

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page