El que no ha sufrido se parece a una caña de bambú: no tiene meollo, no sabe nada.