El que se vacía de sí mismo experimenta la misma sensación que cuando desaparece la fiebre alta