El Señor sabe por experiencia que el ser humano es oscilante