El verdadero diálogo desenlaza los nudos