En la primavera llegan las golondrinas y en el otoño se van. Es su ley.