Es preciso vivir alerta sobre nuestros impulsos espontáneos