Está claro: adorando, todo se entiende

Está claro: adorando, todo se entiende. Cuando las rodillas se doblan, el corazón se inclina, la mente se calla ante enigmas que nos sobrepasan definitivamente, entonces las rebeldías se las lleva el viento, las angustias se evaporan y la paz llena todos los espacios.

2 de agosto

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga