Háblame, Señor, con la dulzura de la brisa

Háblame, Señor, con la dulzura de la brisa, la serenidad de un atardecer, y, sobre todo, con el resplandor inequívoco de un mediodía.

12 de junio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga