top of page

Juan, el hijo.

Juan Recibe la Revelación del Apocalipsis del pintor Hans Memling
Juan Recibe la Revelación del Apocalipsis del pintor Hans Memling

"Juan fue el primero en experimentar aquello que nosotros llamamos: "la devoción a Maria": amor filial, admiración, disponibilidad, fe... Al pie de la Cruz, Jesús le dio a Juan un encargo con carácter de última voluntad: "Cuida con cariño de mi Madre ¡Hazlo en recuerdo mío! "

El Evangelio dice: "El la acogió en su casa" . ¡Cuánta vida encierran esas breves palabras! ¡Cuánto significan!. María fue entregada a Juan y, a su vez Juan fue entregado a María . En otras palabras: así como Juan debía de preocuparse de María, de la misma manera María debía cuidar de Juan.

Desde entonces Juan consideraría a María como Madre y le daría lo que un buen hijo adulto da a su madre: cariño y cuidado. Y María a su vez , consideraría a Juan como hijo y le daría lo que una buena madre da siempre a su hijo: atención y amor. En él, el Señor daba a todos a María por Madre y, en él se hallaban representados todos los que habían de creer en Jesús; en Juan, declaraba y hacía todos los redimidos hijos de María.

A Juan lo conocemos en sus escritos: ardiente como el fuego, suave como la brisa, Juan es un hombre cariñoso. ¡Cómo sería el cuidado y la atención de Juan en los últimos años de la vida de la Madre! ¿Cómo sería el suspenso, la pena, la veneración, cuando Juan asistió al tránsito inefable y cerró los ojos de la Madre ? Cariño delicadeza, cuidado, veneración; todo éso y mucho más fue tejiendo la intimidad envolvente dentro de la cual vivieron estos dos privilegiados.

¡ Nunca se dio en este mundo una relación de tanta belleza entre dos personas!


El silencio de María


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page