Líbrame, Dios mío, de la sangre y sus tiranías