La experiencia en Jesús los ha transformado en hermanos