La tentación del hombre -hoy más que nunca- es la superficialidad