La universalidad del espíritu

Los que experimentan vivamente que Dios es «mi Padre» experimentarán también que el prójimo que está a mi lado es «mi hermano». Se rompieron los cercos estrechos de la consanguineidad, y todo queda abierto a la universalidad del espíritu.


25 de noviembre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga