Los demás no son, pues, un otro, sino un tú