Ni somos hojas de otoño a merced de las reacciones psicológicas

No es la fatalidad ciega la que, como un negro corcel, impone y determina cuanto sucede a nuestro lado, ni somos hojas de otoño a merced de las reacciones psicológicas o de los condicionamientos genéticos.

28 de marzo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga