top of page

No existe en el mundo terapia psiquiátrica tan liberadora como la adoración

No existe en el mundo terapia psiquiátrica tan liberadora como la adoración. ¿Por qué? Porque los temores, las ansiedades, y todas las obsesiones, son efecto directo de estar el hombre volcado sobre sí mismo, amarrado y con frecuencia adherido morbosamente a la mentira de la imagen de sí mismo. Si el hombre corta esa ligadura, y suelta al viento las aves enjauladas y las energías constreñidas, seducidas estás ahora por el Altísimo, la vida se torna en una fiesta de libertad.

23 de octubre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo

Ser feliz

Vivir

Comments


bottom of page