Nuestro Dios está vestido de un manto de misericordia

Exulte la tierra entera y salten de alegría las islas innumerables ante esta gran noticia: nuestro Dios está vestido de un manto de misericordia, le precede la ternura y le acompaña la lealtad, y, desde siempre y para siempre, avanza sobre una nube en cuyos bordes está escrita la palabra Amor.


18 de febrero

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga