¿Os habéis olvidado de la cruz y del grano de trigo?

Cuando la Iglesia es reducida al silencio y sus testigos son encarcelados o degollados, decís: Todo está perdido. La fuente de la esperanza no está en las estadísticas ni en el fulgor de l