¿Para qué sufrir por cosas que hoy son y mañana nos son?