Perdonar a los demás es relativamente fácil.

Perdonar a los demás es relativamente fácil. Perdonarse a sí mismo es mucho más difícil.