Pueda yo ser, como Tú, sensible y misericordioso