¿Qué es más fuerte, preguntó Jesús, el fuego o el agua?