qué hacer, cómo hacer para que yo llegue a ser dueño de mi mente

Éste es, sin duda, el desafío del hombre para el hombre: qué hacer, cómo hacer para que yo llegue a ser dueño de mi mente, para que mi atención esté ocupada únicamente por recuerdos estimulantes, ideas positivas, por motivos queridos por mí y no por los que se me imponen. Mientras no avancemos en esta dirección, no podemos hablar de libertad.


18 de julio

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga