Qué incomparables encuentros tus designios; Dios mío, qué inmenso su conjunto