Renunciar a los propios delirios y fantasías

Para entrar en el Reino el hombre tiene que comenzar por derribar golpe a golpe la estatua de sí mismo, renunciar a los propios delirios y fantasías, desnudarse de vestiduras artificiales y arrancarse las máscaras postizas, aceptar con naturalidad la propia contingencia y precariedad, y presentarse ante Dios como un niño, como un pobre y un indigente.

12 de marzo

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga



Entradas Recientes

Ver todo