Renunciar a los propios delirios y fantasías

Para entrar en el Reino el hombre tiene que