Sólo Dios puede bajar a las profundidades originales del hombre para calmar las olas

Desde las profundidades afloran a la superficie del hombre las energías salvajes, hijas del egoísmo: orgullo, vanidad, envidia, odio, resentimiento, rencor, venganza, deseo de poseer personas o cosas, egoísmo y arrogancia, miedo, timidez, angustia, agresividad. Estas son las fuerzas primitivas que lanzan al hermano contra el hermano, al cónyuge contra el cónyuge, obstruyendo y destruyendo la unidad. Sólo Dios puede bajar a las profundidades originales del hombre para calmar las olas, controlar las energías y transformarlas en amor.


1 de diciembre

El Sentido de la Vida – Padre Ignacio Larrañaga