Sólo Dios puede bajar a las profundidades originales del hombre para calmar las olas