Sólo en la noche profunda de la fe