Señor, envíame en cada alborada un ángel para que arranque de mi corazón los cardos y las ortigas